UNRWA alerta sobre la angustia en la que vive la infancia en Cisjordania

Madrid.-2 de junio de 2016
  • UNRWA publica el informe 'Children in distress: raising the alarm for 2016 and beyond' en el que eleva la alarma sobre el grave aumento de la violencia en Cisjordania y el impacto negativo que esto tiene sobre los menores de edad.

 

  • Solo el año pasado, 28 niños palestinos murieron a manos del ejército israelí y 3 por los colonos israelíes. 12 de ellos eran refugiados de Palestina, 3 niñas y 9 niños

 

  • El número de niños palestinos detenidos por las autoridades israelíes alcanzó niveles máximos en 2015: 946 niños fueron detenidos en comparación con los 695 de 2014.

 

  • En 2015 cayeron o se lanzaron más de 205 botes de gas lacrimógeno en instalaciones de UNRWA, que provocaron 22 evacuaciones y 15 interrupciones de clases escolares.

 

  • Las operaciones de registro del ejército israelí en los campamentos de refugiados de Palestina en Cisjordania han aumentado un 289% desde 2011, pasando de 231 a 667.

SOLICITUD DE ENTREVISTAS: 
Contactar con Cristina Poveda / Enrique Sierra, UNRWA España. tel. +34 638 87 95 61 | +34 917027059 | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Los niños de Cisjordania, incluida Jerusalén Este, se enfrentan a la violencia diaria generada por la ocupación israelí que cumple 50 años el próximo año 2017. Mientras que en 2014 se registró un número sin precedentes de niños palestinos muertos durante la ofensiva militar israelí en Gaza, 2015 ha visto un aumento de las muertes, lesiones, detenciones y uso de la fuerza, siendo el año de más muertes de palestinos (incluidos los refugiados) en Cisjordania desde 2006, sufriendo especialmente las consecuencias los niños y jóvenes.

 

Solo el año pasado, 28 niños palestinos murieron a manos del ejército israelí y 3 por los colonos israelíes. 12 de ellos eran refugiados de Palestina, 3 niñas y 9 niños. En los seis meses transcurridos entre el 1 de Octubre de 2015 y el 31 de marzo de 2016, 44 niños palestinos resultaron muertos, lo que supone el doble del número de muertos entre 2013 y 2014 juntos. Entre enero y marzo de 2016, murieron 56 palestinos, incluyendo 13 refugiados. Durante el mismo periodo, 19 niños palestinos murieron, incluyendo 1refugiado.

 

En 2015, 5.897 palestinos recibieron tratamiento en centros médicos debido a las lesiones sufridas como resultado de las operaciones militares  israelíes y/o violencia de los colonos, de acuerdo con los informes de UNRWA. OCHA registró 15.000 lesiones incluyendo aquellos que no requirieron tratamiento en un centro médico. 64 niños refugiados de Palestina resultaron gravemente heridos durante enfrentamientos en el interior de campamentos de refugiados, de los cuales 19 fueron documentadas. Estas cifras están por debajo de las reales debido a la reticencia de los heridos a denunciar por temor a ser detenidos.

Demoliciones

La práctica de las demoliciones de viviendas a cargo de las autoridades israelíes se reanudó en 2014 después de haber sido suspendida en 2005. En 2015, las autoridades israelíes demolieron 546 estructuras palestinas, de las cuales 176 eran propiedad de refugiados. El régimen de planificación aplicado por las autoridades israelíes en la zona C no cumple con las necesidades de la población. Asimismo, se restringe la construcción (los palestinos por lo general no pueden obtener los permisos de construcción en la zona C) al tiempo que se facilita la construcción de asentamientos israelíes.

 

En 2015, las demoliciones administrativas israelíes desplazaron a por lo menos 784 palestinos. Al menos 287 de ellos eran refugiados de Palestina (en comparación con 411 en 2014) y el 57% de los refugiados desplazados eran niños. Al menos 666 palestinos han sido desplazados en el primer trimestre de 2016, el 85% del total de palestinos desplazados el año pasado.

 

El 16 de noviembre de 2015, el Coordinador Regional de Naciones Unidas, Robert Piper, hizo un llamamiento por el fin de las demoliciones punitivas en Cisjordania, señalando que "son una forma de sanción colectiva (ilegal), ya que castigan de manera efectiva no sólo a los supuestos autores, sino también a las personas (familiares, vecinos) por actos con los que no tienen nada que ver".

 

Detenciones

El número de niños palestinos detenidos por las autoridades israelíes alcanzó niveles máximos en 2015, cuando 946 niños fueron detenidos (de los cuales 118 eran refugiados de Palestina), en comparación con los 695 de 2014 (111 refugiados de Palestina). La mayoría de estos arrestos están relacionados con lanzamientos de piedras.

 

Uso de gases lacrimógenos

En los enfrentamientos entre el ejército israelí y palestinos, los primeros utilizaron gases lacrimógenos como método de control de masas. El gas lacrimógeno debe utilizarse con precaución en los campamentos densamente poblados y con cuidado para reducir al mínimo el riesgo para los niños, ya que el polvo del gas se prolonga durante horas, a veces más de un día, y puede afectar gravemente a los niños y, potencialmente, a los ancianos y mujeres embarazadas y personas con problemas respiratorios.

 

En 2015, más de 205 botes de gas lacrimógeno cayeron o  fueron lanzados en instalaciones de UNRWA como las escuelas, espacios que según la ONU deberían ser inviolables. Personal docente y refugiados han tenido que evacuar sus puestos hasta en 22 ocasiones en 13 diferentes incidentes de seguridad relacionados con gases lacrimógenos. 8 de estos 13 incidentes causaron la interrupción de las clases en 15 ocasiones.

 

Operaciones de búsqueda y captura

Las operaciones de registro del ejército israelí en los campamentos de refugiados de Palestina en Cisjordania han aumentado un 289% desde 2011, pasando de 231 a 667. Los 3 campamentos de refugiados de Palestina en Belén y alrededores - Aida, Dheisheh y Beit Jibrin-, que tienen más de 18.700 residentes, se han visto particularmente afectados.

 

En los últimos dos años de aumento de la tensión y el conflicto, el ejército israelí ha entrado en estos campos casi todos los días, principalmente en mitad de la noche, para llevar a cabo operaciones de búsqueda y captura entre la población civil.

 

En algunos casos, las operaciones han tenido lugar durante las horas de la mañana, cuando los niños están caminando a la escuela y son, por tanto, más vulnerables a resultar heridos o muertos.

 

Con todo, UNRWA se muestra muy preocupada por el uso de la fuerza en y alrededor de las zonas densamente pobladas, como los campamentos de refugiados de Palestina, que acaba resultando en muertes y lesiones; y el creciente uso de munición real por el ejército israelí, que conduce a un aumento de las muertes, incluyendo niños. Se ve por tanto una manifestación preocupante de la violencia y un impacto en el comportamiento y en la desesperación evidente de los niños en las escuelas de UNRWA, según informa el propio personal de la Agencia.

 

UNRWA reitera su condena total de cualquier tipo de violencia contra civiles, incluidos los ataques llevados a cabo por los palestinos y solicita urgentemente una acción política firme para garantizar la moderación y evitar una mayor escalada de la violencia, abordando las causas fundamentales de la degradación, incluida la ocupación prolongada de Israel (en 2017 cumplirá 50 años) y garantizar el cumplimiento de las normas jurídicas internacionales, así como la protección de los niños y niñas refugiados de Palestina.

UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina

En 1948, 700.000 palestinos fueron despojados de sus tierras, sus hogares y de sus recuerdos, convirtiéndose en refugiados. Hoy son más de 5 millones, casi la tercera parte de los refugiados del mundo.

Después de más de 60 años de exilio y condición apátrida, en los que las condiciones de los refugiados de Palestina lejos de mejorar se han agravado, UNRWA gestiona 58 campamentos de refugiados donde presta asistencia, protección y defensa a 5 millones de refugiados de Palestina en la franja de Gaza, Cisjordania, Jordania, Líbano, y Siria, en espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.


UNRWA se financia casi en su totalidad por las contribuciones voluntarias y el apoyo financiero no ha ido a la par con una mayor demanda de servicios causados por el creciente número de refugiados registrados, la profundización de la pobreza, y los conflictos. Como resultado, el Fondo General de la Agencia, que apoya a los servicios esenciales básicos y la mayoría de los gastos de personal, opera con un déficit grande. Programas de emergencia y proyectos clave también operan con grandes déficits pero se financian a través de portales de financiación independientes.

UNRWA es un organismo de las Naciones Unidas establecido por la Asamblea General en 1949 y el mandato de prestar asistencia y protección a unos 5 millones de refugiados de Palestina registrados en Jordania, Líbano, Siria, Cisjordania y la Franja de Gaza, para que alcancen su pleno potencial de desarrollo humano en espera de una solución justa a su difícil situación. Los servicios de UNRWA abarcan la educación, la salud, socorro y servicios sociales, la infraestructura y mejora de los campamentos, y las microfinanzas.

UNRWA España trabaja con el objetivo de apoyar los programas humanitarios de UNRWA y sensibilizar sobre la situación de la población refugiada de Palestina a la sociedad española.

 

Newsletter

¿Deseas suscribirte a nuestra newsletter?

Si, suscribirme

Nuestras redes sociales