NAKBA, 70 AÑOS DE CATÁSTROFE PARA LA POBLACIÓN PALESTINA

Madrid.- 14 de mayo de 2018

  • Se cumplen 70 años desde la ‘Nakba’ (la catástrofe), fecha en que se recuerda la guerra árabe-israelí de 1948 que desembocó en la creación del Estado de Israel y que obligó a miles de palestinos a huir de sus hogares y su tierra, y emprender el éxodo.
  • La ausencia de una solución justa para los refugiados y refugiadas de Palestina, 70 años después, es una fuente de vergüenza internacional.

  • Desde UNRWA exigimos la protección de los civiles, en particular los niños y los trabajadores de la salud, en el contexto de las manifestaciones que están teniendo lugar en el territorio Palestino ocupado.
  • La falta de electricidad, combustible, alimentos y medicamentos dejan a Gaza en una situación insostenible. Solo cuentan con insumos de supervivencia para unos días.

SOLICITUD DE INFORMACIÓN:
contactar con Irene Martínez (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / tel. 638 87 95 61)

Mañana, 15 de mayo se cumplen 70 años desde la ‘Nakba’ (la catástrofe), fecha en que se recuerda la guerra árabe-israelí de 1948 que desembocó en la creación del Estado de Israel y que obligó a miles de palestinos a huir de sus hogares y su tierra, y emprender el éxodo.

“Ese día, 700.000 personas se convirtieron en personas refugiadas. En la actualidad son más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina que, de alguna manera, siguen esperando con anhelo el regreso a sus hogares y el reconocimiento de su trágica historia. Una espera interminable dado que Israel ni reconoce su estatus, ni permite su retorno y además mantiene militarmente ocupado el territorio palestino.

 

La Solución Justa que no llega

70 años después, más de 5'3 millones de refugiados de Palestina siguen privados de sus derechos. Los refugiados de Palestina se enfrentan a una crisis de desarrollo y protección humana provocada por la continua ocupación israelí: el bloqueo, el conflicto, la violencia repetida y unas condiciones socio-económicas limitadas. Estos factores crean una situación insostenible. Su capacidad de recuperación es legendaria, pero no inagotable. La ausencia de una solución justa para los refugiados y refugiadas de Palestina, 70 años después, es una fuente de vergüenza internacional.

 

La tensión crece en Gaza

Desde UNRWA exigimos la protección de los civiles, en particular los niños y los trabajadores de la salud, en el contexto de las manifestaciones que están teniendo lugar en el territorio Palestino ocupado. Es crucial que se realicen todos los esfuerzos para evitar un mayor deterioro y "que las respuestas de las fuerzas de seguridad israelíes a los manifestantes palestinos estén en línea con sus obligaciones bajo el derecho internacional", como afirmaba Jamie McGoldrick, Coordinador Humanitario de Naciones Unidas en la zona. "Los niños, en particular, deberían estar protegidos. Siempre que sea posible, no deben ser objeto de violencia y deben mantenerse alejados de situaciones potencialmente violentas ".

 

Desde el 30 de marzo, decenas de palestinos, entre ellos cinco niños, han sido asesinados por las fuerzas israelíes durante el curso de las manifestaciones. El número acumulado de heridos superó los 9.800, de los cuales casi 5.000 han sido hospitalizados. Hasta el 4 de mayo, al menos 169 miembros del personal sanitario habían resultado heridos y 18 ambulancias habían sufrido daños, según el Ministerio de Salud en Gaza. No ha habido informes de heridos israelíes.

 

El gran número de víctimas entre los manifestantes desarmados, en particular el alto porcentaje de heridos por munición real, ha suscitado preocupación sobre el uso excesivo de la fuerza, y numerosos llamados a investigaciones independientes de estos incidentes, entre ellos el del Secretario General de la ONU.

 

Respuesta Humanitaria de Emergencia.

Los agentes humanitarios han identificado tres áreas de intervención para responder a las necesidades urgentes que surgen de las protestas en curso: proporcionar atención sanitaria inmediata que salve vidas; monitorear, verificar y documentar posibles violaciones a la protección; y aumentar la provisión de salud mental y apoyo psicológico para personas heridas o afectadas de otra manera.

 

La respuesta de salud es la principal prioridad, dado el enorme aumento de víctimas y las malas condiciones del sistema de salud en Gaza, afectado por el bloqueo de 10 años, la división política intrapalestina cada vez más profunda, el deterioro de la crisis energética, el pago inconsistente del sector público personal, y la creciente escasez de medicamentos y productos desechables.

 

De los 148 tipos de artículos necesarios para responder a las víctimas de trauma, solo 107 (72%) están disponibles actualmente en Gaza, mientras que, en general, el 45% de los medicamentos esenciales tienen un stock nulo (menos de un mes) y el 40 por ciento está completamente agotado, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

La falta de protección para los trabajadores de salud que responden a los heridos es una preocupación creciente. Entre el 30 de marzo y el 4 de mayo, al menos 169 miembros del personal de salud resultaron heridos y 18 ambulancias resultaron heridas en la Franja de Gaza. "Es inconcebible que las personas que responden primero carezcan de equipo de protección y deben arriesgar sus propias vidas para proporcionar primeros auxilios a los heridos", dijo el Sr. McGoldrick, "los trabajadores de la salud deben estar protegidos en todo momento y se debe respetar el derecho a la salud".

 

En el contexto de más de 9.800 heridos desde el 30 de marzo, la respuesta humanitaria en Gaza se ha centrado en brindar atención sanitaria inmediata que salve vidas, incluida la provisión de medicamentos esenciales, suministros y el despliegue de equipos médicos de emergencia; proporcionar salud mental y apoyo psicológico a las personas afectadas, especialmente a los niños; y monitorear, verificar y documentar posibles violaciones a la protección.

 

Los actores humanitarios están respondiendo, tanto a las necesidades emergentes como a las ya existentes, pero la financiación está en su punto más bajo para este momento del año. Además, las agencias humanitarias que operan en la franja de Gaza han advertido que un cierre prolongado del cruce de Kerem Shalom, el punto casi exclusivo de entrada de bienes de Gaza, puede exacerbar la situación ya grave de los servicios y los medios de subsistencia.

 

Combustible de emergencia

Dado el reciente deterioro de la prolongada crisis energética que afecta a Gaza, el impacto de la destrucción de las líneas de combustible y gas ya se deja sentir. El municipio de la ciudad de Gaza ha decidido reducir los servicios de recolección de residuos sólidos a fin de ahorrar combustible y garantizar las operaciones por un período más largo (aproximadamente diez días). Los 13 hospitales públicos en Gaza tienen suficientes reservas de combustible para continuar las operaciones durante siete días. Sin embargo, las instalaciones de salud respaldadas por las ONG solo tienen combustible durante tres días, mientras que las instalaciones de agua y saneamiento solo tienen cinco días de combustible.

 

Tras el cierre de la planta de energía de Gaza hace aproximadamente un mes, junto con la interrupción del suministro de electricidad desde Egipto, Gaza ha dependido casi exclusivamente de la electricidad comprada a Israel, lo que permite solo dos o cuatro horas de electricidad por día.

 

Suministros médicos

El cierre del cruce se produce en un momento crítico para el sistema de salud en Gaza, que está luchando por responder a la afluencia masiva de traumatismos desde el 30 de marzo, en el contexto de las manifestaciones cerca de la valla perimetral. Según el Ministerio de Salud de Palestina (MS) en Gaza, el 27 por ciento de los medicamentos y más del 40 por ciento de los productos médicos desechables necesarios para tratar las víctimas de trauma no están disponibles actualmente. En general, el 50 por ciento de todos los medicamentos esenciales tienen menos de un mes de suministro (están en "stock cero") y el 40 por ciento ya se han agotado por completo. La escasez en oncología y hematología ha alcanzado una tasa sin precedentes del 80%.

 

Suministros de comida

El sector de la seguridad alimentaria en Gaza calcula hoy que las existencias de la mayoría de los artículos actualmente disponibles son suficientes durante al menos un mes, a excepción de los productos lácteos que durarán solo de 7 a 10 días. Se planean evaluaciones de mercado en los próximos días para reevaluar la disponibilidad de alimentos. Se espera que la escasez de gas para cocinar y diesel altere la producción de pan en panaderías y hogares que cocinan en toda Gaza.

UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina

En 1948, 700.000 palestinos fueron despojados de sus tierras, sus hogares y de sus recuerdos, conviertiéndose en refugiados. Hoy son más de 5 millones, casi la tercera parte de los refugiados del mundo.

Después de más de 60 años de exilio y condición apátrida, en los que las condiciones de los refugiados de Palestina lejos de mejorar se han agravado, UNRWA gestiona 58 campamentos de refugiados donde presta asistencia, protección y defensa a 5 millones de refugiados de Palestina en la franja de Gaza, Cisjordania, Jordania, Líbano, y Siria, en espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.


UNRWA se financia casi en su totalidad por las contribuciones voluntarias y el apoyo financiero no ha ido a la par con una mayor demanda de servicios causados por el creciente número de refugiados registrados, la profundización de la pobreza, y los conflictos. Como resultado, el Fondo General de la Agencia, que apoya a los servicios esenciales básicos y la mayoría de los gastos de personal, opera con un déficit grande. Programas de emergencia y proyectos clave también operan con grandes deficits pero se financian a través de portales de financiación independientes.

UNRWA es un organismo de las Naciones Unidas establecido por la Asamblea General en 1949 y el mandato de prestar asistencia y protección a unos 5 millones de refugiados de Palestina registrados en Jordania, Líbano, Siria, Cisjordania y la Franja de Gaza, para que alcancen su pleno potencial de desarrollo humano en espera de una solución justa a su difícil situación. Los servicios de UNRWA abarcan la educación, la salud, socorro y servicios sociales, la infraestructura y mejora de los campamentos, y las microfinanzas.

UNRWA España trabaja con el objetivo de apoyar los programas humanitarios de UNRWA y sensibilizar sobre la situación de la población refugiada de Palestina a la sociedad española.

Newsletter

¿Deseas suscribirte a nuestra newsletter?

Si, suscribirme

Nuestras redes sociales