Publicado el Miércoles, 21 Octubre 2015 11:01

La historia de Salim: la superación de una tragedia personal que ofrece esperanza a los niños en Siria

El conflicto en Siria ha invadido progresivamente a campamentos y comunidades de refugiados de Palestina desde 2011, con el desplazamiento masivo, el cierre de escuelas de UNRWA, y altos niveles de violencia armada afectando a estudiantes y profesores. Salim, el responsable de educación de UNRWA en el área de Deraa, es una persona cuya vida cambió trágicamente para siempre por el conflicto. En 2014, su hijo y sobrino de 19 y 20 años de edad respectivamente, fueron asesinados en un ataque a una peluquería donde estaban. "Yo estaba muy afectado por la pérdida de mi hijo y mi sobrino, y quería dar apoyo a los demás", explica Salim, "sentí mucho dolor interno, y no quería que más personas sufrieran como yo, así que ahora intento ayudar a los demás de la mejor manera posible a través del apoyo mutuo”.

 

Su tragedia personal le llevó a Salim a cambiar el enfoque de su trabajo de forma drástica. Además de realizar sus tareas habituales, Salim también se centra en la otra necesidad de los estudiantes, el apoyo emocional. Como oficial de educación en Deraa, Salim ofrece apoyo educativo en 11 escuelas de UNRWA a 3.432 estudiantes. Él es uno de 22.000 profesores de UNRWA por quien la Agencia celebró este Día Mundial de los Docentes. Salim forma parte de un programa educativo que enseña a medio millón de estudiantes, y sólo es posible gracias al generoso apoyo de socios y donantes.

 

La región de Deraa, hogar para 29.000 refugiados de Palestina antes de la crisis, ha sido testigo de la intensa violencia armada y las nefastas condiciones humanitarias desde hace más de cuatro años, dejando una región hoy devastada. La mayoría de estos refugiados que residían en Deraa se vieron obligados a huir de la zona en 2013 y siguen desplazadas a día de hoy. UNRWA estima que un tercio de los desplazados son niños que han perdido sus hogares, comunidades y la estabilidad y rutina que ofrecían antes sus escuelas.

En este tenso ambiente, Salim ha sido fundamental en el establecimiento de las actividades que ofrece el programa de educación en emergencias de UNRWA en Deraa, permitiendo a miles de niños continuar con su educación a pesar de la violencia que les rodea. Los servicios educativos adaptados no sólo están ayudando a proporcionar un sentido de normalidad para los niños, sino también a darles esperanza para el futuro.

"Los maestros y especialistas en educación están entusiasmados por dar cualquier apoyo posible a los estudiantes en su educación", explica Salim, "y los padres también participan activamente proporcionando espacios para que los estudiantes aprendan". Salim ha pasado muchas horas prestando apoyo a estudiantes y colegas, algunos de los cuales han experimentado un trauma similar al suyo.

A pesar de la inmensa pérdida personal, Salim sigue profundamente comprometido a ayudar a los niños refugiados de Palestina en Siria. Hoy en día, con la ayuda de miles de profesores como Salim y el generoso apoyo de los donantes, UNRWA es capaz de proporcionar educación y apoyo psicosocial a casi 46.000 estudiantes matriculados en las escuelas de UNRWA en Siria, por lo que es posible para los niños continuar con su educación de cara a un futuro más pacífico, aun cuando el conflicto alrededor entra en su quinto año.

Compartir

Emergencia en Siria


Seis años de conflicto han devastado Siria, llevándose miles de vidas. Leer más

¿Quieres saber más sobre Gaza?


Consulta aquí la información actualizada sobre la franja de Gaza.

Newsletter

¿Deseas suscribirte a nuestra newsletter?

Si, suscribirme

Nuestras redes sociales