¿Cómo vincular Derechos Humanos y ODS con innovación digital en las aulas?

 Las nuevas generaciones viven inmersas en las tecnologías digitales: éstas influyen sobre sus destrezas y habilidades, son mediadoras de gran parte de sus experiencias y determinan significativamente la calidad y cantidad de información que reciben. También dan lugar a nuevas formas de participación y activismo social y son importantes canales a través de los cuales las y los jóvenes ejercen su ciudadanía.

Es por ello que, desde hace tiempo, las escuelas se enfrentan a la necesidad de innovar en los métodos pedagógicos si desean motivar e inspirar a estas nuevas generaciones de jóvenes. Así, el profesorado debe estar preparado para hacer un uso constructivo e innovador de las TIC, que trabaje temas como el manejo de información y potencie el pensamiento crítico, la creatividad o el trabajo colaborativo, entre otros.

Desde este punto de partida, el proyecto “No arrinconemos la Paz: Derechos Humanos y ODS desde las aulas”, financiado por la AECID, trata precisamente de potenciar un uso innovador de las TIC para promover los Derechos Humanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible entre el alumnado, desde la situación de la población refugiada de Palestina. Desarrollado durante el curso escolar 2017 – 2018 en 3 Comunidades Autónomas (Aragón, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana), ha implicado a un total de 18 instituciones públicas y 1.306 personas entre alumnado, profesorado en activo y futuras y futuros docentes.

IES-Pablo-Serrano-Zaragoza

Además de promover el uso responsable de las TIC, a través de esta iniciativa se ha trabajado por desplegar todas sus potencialidades educativas y motivacionales. La intranet creada específicamente para el proyecto ha funcionado como un espacio de información, comunicación y trabajo colaborativo más que idóneo para fomentar el proceso de aprendizaje del alumnado. Además, el uso específico de la narrativa digital y el periodismo ciudadano como hilo conductor para abordar los conocimientos en torno a los que gira el proyecto, ha permitido potenciar ciertas habilidades, competencias y actitudes como la selección de fuentes de información, la autonomía, capacidad de reflexión y la creatividad. 995 alumnas y alumnos de secundaria han asumido un papel protagonista que finalmente se ha traducido en un aprendizaje activo a lo largo de las sesiones de trabajo y, sobre todo, en una mayor empatía hacia la situación de vulneración de derechos que sufre la población refugiada de Palestina.

La misma plataforma ha servido para que 125 futuras y futuros docentes, estudiantes de 5 Universidades diferentes, pongan en práctica una experiencia de aprendizaje desde el uso de la innovación digital y así reflexionar acerca de cómo pensamos la educación y cómo las personas jóvenes y los docentes aprenden y enseñan. En palabras de una estudiante de la Universidad Jaume I de la Comunidad Valenciana: “El uso de las TIC como metodología para hacer partícipe al alumnado de los problemas que afectan a la sociedad, en este caso a la sociedad de Palestina, es uno de los aspectos que más valoro de la formación recibida”.

 

zaragoza-01

 Alumnado del IES Pablo Serrano (Zaragoza) trabajando a través de la intranet del proyecto.

 

Compartir