El Alumnado de Alcorcón se moviliza en las redes por los Derechos Humanos

Sesión en el CEIPSO con la participación de Maysa

Lola Cabrera Trigo

Profesora de filosofía del IES Jorge Guillén (Alcorcón)

Como cada año, desde hace ya seis, he podido disfrutar de una experiencia educativa de gran calado en mi labor docente. La ONU, a través de la Agencia para los refugiados de Palestina (UNRWA España), traslada a los centros un interesante proyecto que introduce al alumnado en el marco de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, desde la perspectiva concreta de su aplicación entre los más de 5 millones de personas refugiadas de Palestina.

En los últimos años he participado –en los distintos institutos donde he trabajado- de este proyecto educativo y siempre me ha parecido tremendamente enriquecedor. El proyecto Escuelas por la paz: Derechos Humanos en las redes tuvo lugar en este curso 2015-16 en diez centros educativos de Andalucía y Madrid, entre ellos dos IES en Alcorcón, concretamente lo hemos desarrollado en el IES Jorge Guillén y en el CEIPSO Cervantes, en un contexto aun más oportuno si cabe, puesto que ha coincidido con la dramática situación de otros miles de refugiados y refugiadas –esta vez población siria (entre los que también hay población refugiada de Palestina)-, que cada día nos ofrecen terribles titulares de prensa, para sonrojo de la ciudadanía europea. Sin duda, la labor docente ha de estar directamente conectada con la situación histórica y, por ello, tener la oportunidad de analizar el concepto de "refugiado y refugiada" de una manera tan exhaustiva y tan apegada al terreno, ha sido una experiencia infinitamente más eficaz que cualquier clase teórica al respecto. En concreto, durante este curso, han participado del proyecto el alumnado de 4º ESO y 1º bachillerato de los citados centros.

El programa se ha desarrollado a lo largo de cuatro sesiones informativas, precedidas por un curso de formación y rematadas por unas jornadas de evaluación y seguimiento de la elaboración de los trabajos realizados , como actividad final de movilización del alumnado, con el fin de poner en práctica los conocimientos y temas reflexionados en el aula. El cursillo inicial se propone como una introducción para el profesorado colaborador en la temática a tratar, las herramientas didácticas que van a utilizarse, la perspectiva que se pretende dar a las charlas y por último el acceso a la intranet. En cuanto a las sesiones con el alumnado, están distribuidas de tal manera que resultan amenas e interesantes alternando la parte más teórica con las actividades prácticas. El proyecto educativo incluye la presencia de una persona refugiada de Palestina, que cuenta su experiencia como refugiado/refugiada en primera persona. Sin duda, esta última es la sesión más impactante y la que más cala en las chicas y chicos. Los temas van transcurriendo desde la Declaración Universal de Derechos Humanos, la situación histórica y actual de la población refugiada de Palestina, la cultura de paz y resolución de conflictos. Este año la actividad final de movilización por parte del alumnado ha girado en torno a la campaña #NoArrinconemosLaPaz, una acción de sensibilización en las redes sociales de UNRWA España. Esta campaña pretende sensibilizar y llamar a la acción a la comunidad educativa y a la ciudadanía en general frente a la vulneración de los Derechos Humanos y la importancia de que dejen de ser vulnerados y arrinconados para crear así una Cultura de Paz. El alumnado ha participado en ella desde su posición como ciudadano/a crítico, elaborando “esquinas” a través de un derecho concreto (en nuestros institutos hemos abordado los derechos a la sanidad, la educación y el trabajo digno). Algunas de las creaciones elaboradas por el alumnado se pueden ver y compartir en las redes sociales desde la web de la campaña: www.noarrinconemoslapaz.org, además, todos los dibujos, collages y mensajes realizado por el alumnado participante de las dos comunidades autónomas se pueden visualizar, descargar y comentar desde la intranet, un espacio colaborativo exclusivo para la red educativa Escuelas por la Paz www.unrwa.es/escuelasporlapaz/. Por otro lado, cabe destacar la magnífica labor de Celia Rodríguez, Elisa González, técnicas de UNRWA España, además de Maysa Hajjaj y Fadi Nabil Salfeti (personas refugiadas de Palestina que ofrecen su testimonio al alumnado de secundaria), quienes han conducido con rigor, objetividad y cercanía cada uno de los temas, en ocasiones arduos, que se debían tratar. Por último, una vez elaboradas las esquinas por parte de los grupos, hemos podido contar con la presencia de Celia y Elisa para visualizar la campaña desde la web e intranet y poder comprobar cómo han quedado sus creaciones, también para evaluar conjuntamente los resultados en las redes sociales, además de valorar el impacto que una campaña de estas características puede tener en la sociedad.

Personalmente considero que estas iniciativas son las que consiguen una verdadera actitud crítica-reflexiva en el alumnado porque, además de acercarles un problema actual, se les invita a posicionarse críticamente y a participar. De esta manera, se anima al alumnado a no pasar por la vida sin mancharse, sino a mancharse con la vida, porque ser un “ciudadano/a bien informado/a” es condición imprescindible para construir una “buena ciudadanía”.

El departamento de Filosofía reúne entre sus asignaturas la “Ética y Ciudadanía”, en cuyo programa se ha de profundizar en la cuestión de los Derechos Humanos, y la “Filosofía y Ciudadanía”, en la que debemos tratar sobre los modelos políticos y sus consecuencias prácticas: enjuiciar, pues, la posición práctica del sujeto en su contexto vital es nuestro principal objetivo, y con programas como éste lo podemos hacer realidad.

Tanto mi compañero Esteban Escudero como yo misma, invitamos a todos los institutos a que promuevan esta actividad en sus centros y a que se sumen a la campaña #No ArrinconemosLaPaz. Nos gustaría que esta oportunidad de introducir un pedacito de las Naciones Unidas en la escuela pública pueda seguir en marcha y que podamos disfrutar de la fabulosa labor de la gente de la UNRWA muchos años más.

Compartir