Intervida apoya a UNRWA en Gaza

Intervida prestará su apoyo en Gaza, uno de los territorios con mayor hacinamiento del mundo, donde su población se concentra en una media de 3.000 personas por kilómetro cuadrado –en algunas zonas se llega a 6.000.

 

A esto se le debe sumar la falta de materias primas y de alimentos que sufre esta población, como consecuencia del bloqueo por parte del ejército israelí, lo que agrava las condiciones de pobreza en las que viven los gazatís.

 

Intervida colabora con dos programas de asistencia a la población infantil refugiada de Palestina, la más vulnerable y la más duramente golpeada por el conflicto. Así UNRWAce e Intervida avanzan juntos para alcanzar los dos primeros objetivos del milenio en 2015: reducir a la mitad el porcentaje de la población por debajo del consumo de energía alimentaria (la subnutrición) y velar para que los niños y niñas de todo el mundo completen la enseñanza primaria.

 

Por un lado, Intervida aportará 100.000 euros al Programa de compensación alimentaria escolar, que persigue incrementar el aporte nutritivo y calórico a 10.709 niños y niñas de las 238 escuelas de UNRWA con la provisión de un desayuno que aumenta el consumo de proteínas de los gazatís más pequeños.

 

El suplemento, que contiene fruta, un sándwich, galletas y yogurt, aumenta su rendimiento en la escuela y se evita que pierdan la concentración y que durante las 5 o 6 horas de clase, consigan estar más atentos y adquirir los nuevos conocimientos. Así, se contribuye a mejorar la seguridad alimentaria en la franja, donde casi el 80% de la población sufre de inseguridad, según la FAO.

 

Y por otro lado, Intervida contribuye con 100.000 euros al programa de Apoyo Psicosocial de UNRWA en la franja de Gaza, que nace en 2002 para mejorar el bienestar mental de la población refugiada de Palestina, en especial de las mujeres y de la población infantil y joven. Se trabaja para que puedan afrontar de la mejor manera posible el duro contexto en el que viven, un conflicto continúo que genera además estrés postraumático por las pérdidas humanas y de bienes y los elevados niveles de violencia. La restricción al movimiento y la falta de espacio también ha afectado de forma importante en el estado de salud mental entre la población. Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) entre 20.000 y 50.000 palestinos seguirán sufriendo los efectos postraumáticos de la Operación Plomo Fundido en un futuro a largo plazo. A día de hoy, el estrés postraumático afecta a casi la mitad de las familias de Gaza.

 

Los miedos, la ansiedad, los desórdenes alimenticios y de sueño, la incontinencia urinaria nocturna, el incremento de conductas antisociales durante la adolescencia y un sentimiento de incertidumbre sobre el futuro, son algunos de los muchos efectos psicológicos negativos que sufren los niños y jóvenes palestinos víctimas del conflicto, según muestran diversos estudios.

 

Con la ayuda de Intervida se contratarán 56 psicólogos que trabajarán para llevar a cabo la atención psicosocial a 64.642 menores estudiantes de las escuelas de UNRWA. Las terapias que se imparten pueden ser en grupo o individuales, dependiendo de la gravedad de cada caso, e implicando siempre a la familia en el proceso. Las terapias se dan en la escuela, aunque también, dependiendo de cada caso, se prevén visitas a domicilio.

 

UNRWA proporciona educación gratuita a medio millón de niños y niñas refugiados, con la gestión de 691 escuelas de todo el territorio palestino. Además también gestiona 137 centros de salud a los que asisten casi 10 millones de personas cada año. Con la cooperación de Intervida mejorarán las condiciones de vida de los niños y las niñas refugiados de Palestina y así, lograr que puedan ver cumplidos sus derechos humanos fundamentales.

 

UNRWA Comité Español agradece a Intervida su apoyo a estos programas, que ayudarán a mejorar la vida de muchos niños y niñas refugiados de Palestina en la franja de Gaza.