Las tormentas de ‪invierno traen más tragedia y pérdida a la vida de los ‪refugiados de ‪Palestina

"La vida en los campamentos de refugiados en invierno refleja la catástrofe de la vida de los refugiados en todo el mundo", dice Abu Ahmed. "Refugios abarrotados sin ventilación, desempleo, inseguridad".

 

Abu Ahmed es un padre de 52 años, del campamento de Tulkarem en el norte de Cisjordania. La comunidad del campamento se quedó conmovida la semana pasada cuando un incendio en una acabó con la vida del pequeño Siraj, de sólo cuatro meses. El fuego comenzó en la habitación de Siraj, probablemente debido al calentador que habían puesto allí para mantenerlo caliente. "Había tanto humo que no podíamos encontrar al bebé. Cuando lo encontramos ya era demasiado tarde", dice el padre de Siraj.

 

Este fuego en el campamento de Tulkarem muestra cómo el peligro del invierno en los campamentos de refugiados de Palestina tiene muchas caras. Debido a la falta de calefacción central, los calentadores con llamas son comunes; en consecuencia, también lo son los incendios domésticos. El edificio de apartamentos donde Siraj murió albergaba 16 miembros de una familia extensa, cada núcleo familiar compartía una habitación. Ahora todos han perdido su hogar, y se están quedando en casas de vecinos.

 

Los refugiados de Palestina no han conseguido escapar ilesos de la tormenta apodada 'Huda' (Zeina' en el Líbano) en ninguna parte de la región. Cerca de Tulkarem, en el campamento de Nur Shams, la familia de Abu Ammer vieron el peligro de cerca cuando las inundaciones hicieron que se derrumbara el patio de hormigón unido a la casa. "Sonó como una explosión", dice este padre de nueve. La estructura de la casa ya no es lo bastante sólida y es peligroso vivir aquí. "Estoy buscando un lugar para alquilar, pero cuesta mucho dinero. Ahora es un peligro para los niños, el hormigón hundido forma un acantilado mortal para ellos. Va a ser difícil dejar mi casa, pero la seguridad de mis hijos es mi prioridad".

 

En Gaza, los vientos gélidos y las lluvias golpean a las familias cuyos hogares permanecen en ruinas tras el conflicto del verano. Decenas de las casas restantes fueron evacuadas debido a las inundaciones. La familia de Mohammad del barrio de Shejaiya en Gaza se vio obligada a huir de su casa a mediados de julio después de que resultara gravemente dañada por los bombardeos. Casi seis meses después, la familia sigue en un refugio de UNRWA, con la esperanza de recibir ayuda para reconstruir su casa y refugiarse del duro invierno. Mohammad dice que lo único que espera es ver el final del bloqueo y poder llevar una vida digna en paz y seguridad.

 

Mientras tanto, en Siria, los refugiados palestinos desplazados internos por el conflicto y refugiados en centros colectivos están luchando para mantenerse calientes a pesar de la nieve. "La nieve trae alegría para los niños, pero a la luz de la situación imperante, ha sido un golpe catastrófico", dice Ahmad de 71-años que se refugia en la escuela refugio de UNRWA al-Kabri en el campamento de Jaramana.

 

Muchos de los centros colectivos son escuelas de UNRWA convertidos y aunque algunos refugiados se encuentran en el interior de los edificios escolares, la falta de espacio ha hecho que otros tengan que vivir en tiendas de campaña en los patios de los colegios. Khalil, de 36 años, y su familia se encuentran entre los que viven en tiendas de campaña. "Vivimos en la tienda sin calefacción con un frío terrible", explica. "Ayer no pude dormir en toda la noche. Estaba preocupado por mi tienda de campaña debido a los fuertes vientos. Las condiciones invernales son una preocupación aquí. Mi hija de 10 días de edad murió de frío del año pasado".

Emergencia en Siria


Seis años de conflicto han devastado Siria, llevándose miles de vidas. Leer más

¿Quieres saber más sobre Gaza?


Consulta aquí la información actualizada sobre la franja de Gaza.

Newsletter

¿Deseas suscribirte a nuestra newsletter?

Si, suscribirme

Nuestras redes sociales